INSTRUCCIONES PREVIAS

El testamento vital, documento de voluntad anticipada, instrucciones previas, se encuentra dentro del ámbito que rodea al consentimiento informado como manifestación del respeto a la autonomía del paciente.

No serán aplicadas las instrucciones previas contrarias al ordenamiento jurídico, por lo que el deseo expresado de que se ponga fin a la vida del otoegante del documento no puede tener ninguna virtualidad.

Se puede definir el testamento vital como aquel documento en el que la persona expresa su última voluntad de no ser sometida, en el caso de enfermedad o daño físico o psíquico grave, que cause sufrimientos o incapacite para una existencia racional y autónoma, a tratamientos de prolongación artificial de la vida, solicitando incluso, que se le administren cuantos fármacos sean necesarios para evitar dolor y sufrimientos, y que se utilicen, con el objeto, todos los procedimientos disponibles, aunque ello pueda adelantar el momento de la muerte.

Artículo 11 de la Ley 41/2002 que se titula instrucciones previas. Se exige la mayoría de edad y que la declaración de voluntad se haga por escrito.

La Ley 8/2003, de Castilla Y León, de cuya Ley se puede decir que se dicta respetando los postulados de la Ley 41/2002, determina que deberá hacerse, bien ante notario o ante tres testigos, con plena capacidad de obrar, de los cuales dos, al menos, no pueden tener relación de parentesco hasta el segundo grado, ni tener relación patrimonial con el otorgante.

El contenido de la declaración de voluntad sólo puede versar sobre los cuidados y el tratamiento de su salud y sobre el destino que deberá tener su cuerpo y sus órganos, una vez haya fallecido el sujeto otorgante. Además puede nombrar a un representante para que haga las veces de interlocutor, velando para que sus deseos se cumplan, si éste se encontrase en una situación clínica de imposibilidad para decidir.

Finalmente, la norma crea un Registro Nacional en el Ministerio de Sanidad y Consumo donde depositar el documento de instrucciones previas, a fin de garantizar su seguridad y eficacia. La legislación de algunas Comunidades autónomas como la de Castilla y León exige que el documento se incorpore a la HC del paciente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s